COVID19: Las 10 principales teorías de conspiración del momento

A medida que la crisis de COVID-19 empeora, el mundo también se enfrenta a una pandemia mundial de desinformación. Las teorías de conspiración, que se comportan como los mismos virus, se están extendiendo tan rápido en línea como el SARS-CoV-2 lo hace fuera de línea. A continuación las 10 principales teorías de conspiración que circulan.

Culpando a las redes 5G

Esta teoría de la conspiración debería ser fácil de desacreditar: es biológicamente imposible que los virus se propaguen utilizando el espectro electromagnético. Los últimos son ondas/fotones, mientras que los primeros son partículas biológicas compuestas de proteínas y ácidos nucleicos. Pero ese no es realmente el punto: las teorías de conspiración son atractivas porque a menudo vinculan dos cosas que al principio pueden parecer correlacionadas; en este caso, el rápido despliegue de las redes 5G se estaba produciendo al mismo tiempo que golpeó la pandemia. Hay un meme viral que une a ambos, promovido ampliamente por activistas antivacunas que han estado difundiendo temores sobre la radiación electromagnética, provocados por el Kremlin.

Vale la pena repetir, como señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), que los virus no pueden viajar en redes móviles y que COVID-19 se está extendiendo rápidamente en muchos países que no tienen redes 5G. Aun así, esta teoría de la conspiración, después de ser difundida por celebridades con grandes seguidores en las redes sociales, ha llevado a que se incendien torres de teléfonos celulares en el Reino Unido y en otros lugares.

[Más información: No, 5G Radiation Doesn’t Spread The Coronavirus. Here’s How We Know | Anti-vaxxers and Russia behind viral 5G COVID conspiracy theory]

Bill Gates como chivo expiatorio

La mayoría de las teorías de conspiración, como los virus a los que se asemejan, mutan constantemente y tienen muchas variantes circulando en todo momento. Muchas de estas tramas y subtramas parecen involucrar a Bill Gates, quien se convirtió en un nuevo objetivo de desinformación después de criticar el desembolso de fondos de la Organización Mundial de la Salud. Según el New York Times, los anti-vacunas, miembros [del movimiento conspiracionista] de QAnon y expertos de derecha han aprovechado un video de una charla de Ted en 2015 dada por Gates (donde discutió el brote de ébola y advirtió sobre una nueva pandemia para reforzar sus reclamos) tenía conocimiento previo de la pandemia de COVID o incluso que la había causado deliberadamente.

Una variante reciente de esta teoría de la conspiración, particularmente amada por los activistas contra la vacunación, es la idea de que COVID es parte de un complot dirigido por Gates para vacunar a la población mundial. Hay algo de verdad en esto, por supuesto: vacunar a gran parte de la población mundial puede ser la única forma de evitar un eventual número de muertes en decenas de millones.

Pero los anti-vacunas no creen que las vacunas funcionen. En cambio, algunos han difundido el mito de que Gates quiere usar un programa de vacunación para implantar microchips digitales que de alguna manera rastrearán y controlarán a las personas. La difusión de información errónea ha significado que ID2020, una pequeña organización sin fines de lucro que se enfoca en establecer identificaciones digitales para personas más pobres de todo el mundo, ha tenido que llamar al FBI. (La Cornell Alliance for Science está parcialmente financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates).

[Más información: Here’s A Timeline Of How A Bill Gates Reddit AMA Turned Into A Coronavirus Vaccine Conspiracy | A bizarre conspiracy theory puts Bill Gates at the center of the coronavirus crisis — and major conservative pundits are circulating it]

El virus escapó de un laboratorio chino

Este al menos tiene el beneficio de ser plausible. Es cierto que el epicentro original de la epidemia, la ciudad china de Wuhan, también alberga un instituto de virología donde los investigadores han estado estudiando los coronavirus de los murciélagos durante mucho tiempo. Una de estas investigadoras, Shi Zhengli, una destacada viróloga que pasó años recolectando muestras de estiércol de murciélago en cuevas y experta principal en el brote anterior de SARS, estaba suficientemente preocupada por esa posibilidad, lo cual la llevo a pasar días revisando frenéticamente los registros de laboratorio para ver si algo mal ocurrió. Ella admite haber dado un “suspiro de alivio” cuando la secuenciación genética mostró que el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 no coincidía con ninguno de los virus muestreados y estudiados en el Instituto de Virología de Wuhan por su equipo.

Sin embargo, la pura coincidencia de que el instituto principal de China estudie los coronavirus de murciélago en la misma ciudad del origen del brote de COVID, ha demostrado ser demasiado jugosa para que los conspiradores puedan resistirla. La idea se sembró originalmente a través de un elegante documental de una hora de duración producido por Epoch Times, un medio de comunicación en inglés con sede en los Estados Unidos y con enlaces al culto religioso de Falung Gong que ha sido perseguido durante mucho tiempo por el Partido Comunista Chino (PCCh). Epoch Times insiste en llamar a COVID “el virus CCP” en toda su cobertura. La teoría ahora ha entrado en la corriente principal, siendo reportada en el Washington Post, el Times (Reino Unido) y muchos otros medios.

[Más información: El coronavirus NO fue creado en un laboratorio: Estudio desecha teoría conspirativa sobre su origen | No, the coronavirus wasn’t made in a lab. A genetic analysis shows it’s from nature]

COVID fue creado como arma biológica

Una variante más picante es que COVID no solo escapó de un laboratorio, sino que fue creado intencionalmente por científicos chinos como un arma de guerra biológica. Según Pew Research, “casi tres de cada 10 estadounidenses creen que COVID-19 se fabricó en un laboratorio”, ya sea intencionalmente o accidentalmente (el primero es más popular: específicamente, el 23% cree que se desarrolló intencionalmente, con solo el 6% creyendo que fue un accidente).

Esta teoría de que los chinos de alguna manera crearon el virus es particularmente popular en la derecha política de los Estados Unidos. Obtuvo una cobertura general gracias al senador estadounidense Tom Cotton (republicano de Arkansas) que amplió las teorías emitidas por primera vez en el Washington Examiner (un medio de comunicación altamente conservador) de que el Instituto de Virología de Wuhan “está vinculado al programa encubierto de armas biológicas de Beijing”.

Esta teoría puede ser fácilmente desmentida ahora que existe evidencia científica inequívoca, gracias a la secuenciación genética, de que el virus SARS-CoV-2 tiene orígenes completamente naturales como un virus zoonótico que se origina en los murciélagos. Desde entonces, el Examiner ha agregado una corrección en la parte superior de la pieza original admitiendo que la historia es probablemente falsa.

El ejército estadounidense importó COVID a China

El gobierno chino respondió a las teorías anti-China con una teoría de conspiración propia que busca volver a culpar a Estados Unidos. Esta idea fue difundida inicialmente por el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, quien tuiteó “es posible que el ejército estadounidense haya traído el virus a Wuhan”.

Estos comentarios, según las noticias de Voice of America, “se hicieron eco de una conspiración rumoreada, ampliamente difundida en China, de que el personal militar estadounidense había traído el virus a China durante su participación en los Juegos Mundiales Militares de 2019 en Wuhan en octubre pasado”.

Para China, como informó The Atlantic, esta teoría de conspiración, y un intento de cambiar el nombre de COVID por el “virus de EE. UU.”, Fue una “táctica geopolítica” transparente, útil para la propaganda nacional pero que no se cree ampliamente a nivel internacional.

Los transgénicos son de alguna manera culpables

Los cultivos u organismos genéticamente modificados (OGMs) han sido blanco de teóricos de la conspiración durante años, por lo que no es una sorpresa ver a los OGMs culpados en las primeras etapas de la pandemia de COVID. A principios de marzo, el abogado italiano Francesco Billota escribió un extraño artículo para Il Manifesto, afirmando falsamente que los cultivos transgénicos causan contaminación genética que permite la proliferación de virus debido al “desequilibrio” ambiental resultante.

Los activistas anti-OGM también han tratado de culpar a la agricultura moderna, lo cual es extraño, ya que el camino conocido del virus hacia la población humana (como con el Ébola, el VIH y muchos otros), fue a través de la práctica muy antigua de capturar y matar vida silvestre.

Irónicamente, los OGMs seguramente serán parte de cualquier solución basada en una vacuna. Si es que alguno de los 70 proyectos de vacunas en curso funciona (lo cual es un “si”), esa sería la única forma garantizada de que el mundo pueda salir del desastre de COVID. Las vacunas podrían basarse en virus GM atenuados o usar antígenos producidos en plantas o líneas celulares de insectos GM. Si los OGMs ayudan a salvar al mundo contra la maldición de COVID, tal vez dejarán de ser una mala palabra.

[Más información: ¿Ciencia al rescate? Cómo la genética moderna podría ayudar a salvar al mundo del coronavirus | Coronavirus: Empresa podría desarrollar 3 millones de vacunas semanales en tabaco transgénico | Empresa canadiense desarrolla vacuna contra el coronavirus en plantas transgénicas]

COVID-19 en realidad no existe

Según famosos teóricos de la conspiración como David Icke y Alex Jones de InfoWars, COVID-19 no existe realmente, sino que sería un complot de la élite globalista para quitarnos nuestras libertades. Las primeras versiones más débiles de esta teoría prevalecieron en la derecha política con la noción de que el nuevo coronavirus “no sería peor que la gripe” y las versiones posteriores ahora están influyendo en las protestas contra el bloqueo en varios estados de los Estados Unidos. Debido a que los creyentes se niegan cada vez más a observar las medidas de distanciamiento social, podrían ayudar directamente a extender la epidemia en sus localidades y aumentar la tasa de mortalidad resultante.

La pandemia está siendo manipulada por el “estado profundo”

Algunos creen que un “Estado profundo” de la élite estadounidense está conspirando para socavar al presidente, y que el Dr. Anthony Fauci, el rostro de la respuesta pandémica del coronavirus de los Estados Unidos, es un miembro secreto. La expresión de incredulidad de Fauci cuando se mencionó el estado profundo durante una rueda de prensa supuestamente delató el juego.

COVID es una trama de la “Big Pharma”

Muchos promotores de teorías de conspiración son en realidad actores inteligentes que intentan vender productos de charlatanería. Alex Jones, entre quejas sobre engaños y el Nuevo Orden Mundial, insta a los televidentes a comprar costosas píldoras milagrosas que, según él, pueden curar todas las enfermedades conocidas.

El Dr. Mercola, un curandero anti-vacunas y anti-OGMs que ha sido expulsado de Google por vender información errónea, afirma que las vitaminas (y muchos otros productos que vende) pueden curar o prevenir el COVID. NaturalNews, otro sitio conspiracionista, vende todo tipo de píldoras, pociones y equipo de preparación.

El mercado de estos conspiradores depende de que la gente crea que la medicina basada en evidencia (es decir, convencional) no funciona y es un complot de las grandes compañías farmacéuticas para enfermarnos. Las grandes conspiraciones de las farmacéuticas son un elemento básico de las narrativas antivacunación, por lo que no sorprende que hayan transmutado en la era del coronavirus.

Las tasas de mortalidad de COVID están infladas

Otro meme de la extrema derecha es la idea de que las tasas de mortalidad de COVID se están inflando y, por lo tanto, no hay razón para observar las regulaciones de bloqueo u otras medidas de distanciamiento social. Destaca en la promoción de este mito la Dra. Annie Bukacek, cuyo discurso advirtiendo que los certificados de defunción de COVID están siendo manipulados, ha sido visto más de un cuarto de millón de veces en YouTube. Bukacek aparece con una bata blanca de laboratorio y con un estetoscopio alrededor del cuello, haciéndola parecer una fuente médica autorizada.

Sin embargo, profundice un poco más, como lo hizo la revista Rolling Stone, y resulta que en realidad es una activista contra la vacunación y el aborto, conocida anteriormente por traer pequeños fetos de plástico a la legislatura estatal de Montana. Su insistencia en que las tasas de mortalidad por COVID están infladas, por supuesto, no tiene ninguna base de hecho. Lo más probable es que el número actual de muertos sea un grave bajo recuento.

Cómo reconocer y desacreditar teorías de conspiración

Es importante hablar y combatir la desinformación en línea y las narrativas conspiracionistas, ya sea sobre COVID, sobre el cambio climático o cualquier otra cosa. Este manual (PDF) de John Cook y Stephan Lewandowsky, ambos con amplia experiencia en la lucha contra el negacionismo climático, es una herramienta esencial.

Share Button

1 comment

    • Eli on February 10, 2021 at 1:04 am

    Buen artículo. Podrías comentar también sobre la gente que tiene suspicacias sobre lo rápido que estuvo lista la vacuna o dice que “prefiere esperar”, antes de usarla? (Esperar, supongo, por si alguien se mueren o tiene efectos secundarios graves). Podrías reflotar también el tema de la muerte de Iván santandreu, a propósito de esto

Leave a Reply

Your email address will not be published.